martes, 16 de octubre de 2007

Todo sobre mi madre (que trata no de la película sino de ella en particular)

Arwen: Eres el heredero de Isildur, no Isildur en persona. No compartes su destino.
Aragorn: La misma sangre corre por mis venas, la misma debilidad.
Arwen: Tu tiempo llegará. Te enfrentarás al mismo mal y lo derrotarás.

----------------------------------

Es la tercera vez, en muy poco tiempo, que hablo sobre mi madre. Pero hoy me veo en la necesidad de hacerlo una vez más.

Calculo que mi madre morirá antes de 5 años. Podría ser que mi abuela, que tiene más de 90, se tenga que enfrentar a la muerte de su única hija, cosa nada agradable aunque no se lleven bien.

Mi madre no está bien. Bastantes años de algunos excesos le han dejado algunas secuelas físicas de las que no hay vuelta atrás, y en las que solamente se puede aspirar a que no se agraven. El problema no es tanto su nula fuerza de voluntad o su inexistente capacidad autocrítica que le impide admitir que tiene un problema. La realidad es que, sencillamente, no razona.

Uno de los problemas más graves viene derivado del tabaco. Nadie duda hoy de los efectos negativos que tiene la nicotina sobre un organismo, lo cual ya debería ser un incentivo suficiente como para no castigar tu cuerpo con ello. Pero cuando un médico te dice: "Oiga, si sigue fumando, simplemente morirá. Y pronto." creo que ya ha llegado un punto en el que las cosas se ponen lo suficientemente serias como para pegar un puñetazo en la mesa y hacer lo que se tiene que hacer.

Como dije, mi madre tiene la habilidad de enervarme. Cualquiera que me conozca sabrá que eso no es tarea fácil, y menos hacerlo en tan poca cantidad de tiempo. Con mi madre tengo un "reprise" de la ostia. Puede que desde hace muchos años siempre esté a la defensiva con ella, pero es que a veces es inevitable. Como ayer, que consiguió sacarme de mis casillas en un breve trayecto de 5 kilómetros.

Tras pararse en un bar para comprar tabaco, la interrogué incisivamente acerca del por qué seguía fumando si en teoría lo había dejado, que si el médico le había dicho que no debía por qué coño lo hacía. Respuestas como "Qué médico? Tu sabes quién era?", "Porque me gusta", "Porque todo me da igual", "Tú preocúpate de tu vida, que mira cómo te va" (haciendo clara referencia a mi reciente divorcio), y similares consiguieron que alzara la voz a un nivel decibelar alto incluso para mí.

No quiero entrar a valorar si su vida ha sido tan miserable que hace que quiera suicidarse a pequeñas dosis, pero no consigo evitar ni que algunos de sus comentarios me resbalen ni que simplemente no poder hacer nada (mi madre no está loca, está perfectamente sana mentalmente hablando) para evitarlo.

El caso es que yo soy su herencia y no ella en persona y, sin embargo, no puedo evitar que esto me supere. A pesar de ello, ojo. Tal vez es que, en el fondo y a pesar de que no nos llevamos demasiado bien, soy su único hijo, soy mucho de lo poco que tiene y que la quiero. Yo me enfrentaré a su mismo mal. Y lo derrotaré..

14 comentarios:

Anabel dijo...

La verdad es que después de leer una entrada así no sabes muy bien que decir...es muy personal y muy dura.
¿Puedo darte mi opinión? por que sí me has provocado algunos sentimientos y no voy a hablar sobre el tabaco que ya sabemos todos lo nocivo que es para la salud y que realmente hay que querer dejarlo.

Motenai dijo...

Si tienes acceso a este blog, puedes dar tu opinión. Si no admitiera comentarios puedo escribir para no permitirlos. Sinceramente y sin querer ofender a nadie, cada uno es libre de pensar (y decir) lo que le dé la gana.

GENocideFJS dijo...

Es bastante duro lo que comentas, y en parte lo entiendo aunque cada uno tiene sus propias circunstancias.
Con mi padre voy a tener que ponerme en serio con el tema del tabaco. También tiene un problema con él, tal vez no tan grave pero sí que tiene que tener los pulmones bastante perjudicados.
Tampoco entra en razón y realmente no sé si se da cuenta del impacto que causa cuando ves como alguien se provoca daño a sí mismo.

Anónimo dijo...

YO PERSONALMENTE CREO QUE CADA UNO ES DUEÑO DE SUS ACTOS PERO CLARO LO QUE UNO HACE AFECTA A LAS PERSONAS QUE TIENE CERCA.
ES UNA PENA LO QUE CUENTAS DE TU MADRE PERO ES LO QUE ELLA ESTA ELIGIENDO.
YO ESE PROBLEMA NO LO TENGO CON MI MADRE POR SUERTE PERO SUPONGO QUE ES MUY DURO.
TAMBIEN TENEMOS QUE TENER EN CUENTA QUE CUANDO NOS VAMOS HACIENDO MAYORES NOS VOLVEMOS MAS TESTARUDOS Y SUPONGO QUE TEMEMOS MENOS A LA MUERTE.
DE TODAS MANERAS HAY GENTE QUE EL TABACO Y DEMAS LO AGUANTAN MUY BIEN Y AL FINAL NO MUEREN DIRECTAMENTE DE ELLOS, YO TENGO A MI TIO QUE FUMA DOS PAQUETES AL DIA Y TIENE 63 AÑOS Y ESTÁ COMO UN ROBLE, NO LE HE CONOCIDO NUNCA ENFERMO Y CREO QUE NO HA IDO NUNCA AL MEDICO PERO BUENO, ESO VA COMO VA.
ANIMO SERGI, Y NO PIENSES EN ELLO.

Anabel dijo...

Sergi, ¿qué mosca te ha picado hoy? me da tremenda pena ver tu tono cuando hablas de tu madre...inevitablemente pienso en la mía.
Creo que eres tremendamente duro y que tu posición es la más cómoda. ¿cuál es tu objetivo? chillarle y enfadarte con tu madre...es perfecta la manera, interrogando incisivamente, reprochando y recriminando a la gente puedes conseguir recibir lo mismo.
Si realmente quieres que deje de fumar puedes motivarla de otras muchas maneras. Es una durísima adicción y de las más peligrosas y en este caso no sólo basta con la fuerza de voluntad, hay muchos programas de deshabituación del tabaco. (yo participé en ellos y no es tan simple)
No eres juez ni tienes el derecho, aunque seas su hijo único, de valorar si su vida ha ido o no miserable...

La mía tiene un problema de huesos y el médico le ha dicho que tiene que hacer ejercicio para mejorar a futuro su calidad de vida, ¿va al gimnasio? no. Mi pena es no poder estar cerca de ella para ir juntas al gimnasio, a descubrir nuevos deportes y a acompañarla a comprarse unas deportivas. En mi caso, tendré la tranquilidad, cuando falte, de haberle dicho cada día cuanto la quiero (con nuestros más y nuestros menos) cuanto la extraño y que sin ella esta vida no es lo mismo.

marta dijo...

Sin voluntad de ofender, aunque probablemente suene así, Anabel, creo que no dispones de la suficiente información como para decirle a S si le ha picado una mosca o la pena que te da que hable así de su madre y mucho menos, muchísimo menos de hablarle de los derechos que tiene o deja de tener.

Al contrario, diría yo, que haya escrito esto aquí sé que es algo importante y me siento orgullosa de él, a pesar del dolor que sé que siente al respecto.

Vander dijo...

Yo con el tabaco no soy muy objetivo, así que me ahorraré cualquier tipo de opinión personal para no ofender a unos o a otros. En cualquier otro caso me daría absolutamente igual hacerlo, pero no en esta entrada.

Yo tengo la experiencia de mi padre, que fumaba 2 paquetes diarios, hasta que lo dejó por determinadas circunstancias. Lo dejó sin ayuda y sin tratamientos. A pelo. Claro que estuvo un mes que no había quién le hablase, pero bueno, qué menos que aguantárselo.

Supongo que si tu madre, mote, no quiere dejarlo, mal asunto, porque lo principal es que uno se lo plantee en serio. Venga, suerte y paciencia.

Motenai dijo...

Yo jamás entraría a valorar si la vida de alguien es o no es miserable, a excepción de la mía. Y aún así, dudo que dispusiera de la suficiente información como para dar un juicio "justo" al respecto.

Como digo en la entrada, eso NO lo hago con la vida de mi madre.

Supongo que cada caso tiene sus opciones; yo no escribí buscando aquí la panacea o la luz que, tras muchos años a su lado, todos los que estamos a su alrededor no hemos sido capaces de encontrar. Es algo un poco más difícil que eso, pienso yo, no es simple y llana cuestión de incapacidad o falta de voluntad por nuestra parte.

Cada persona es un mundo y tiene sus propios mecanismos y engranajes. Mi madre funciona de esta forma y la verdad es que más que a nosotros no preocupa a nadie.

Anabel dijo...

Cada uno sabe lo que tiene en casa y por supuesto lo sufre a su manera.

Yo símplemente me entristecí por la situación y por la tremenda dureza de tus planteamientos.

Cierto No lo haces pero lo dejas encima de la mesa.

buenos días y buena suerte

Anabel dijo...

Marta, lo de la mosca no era sólo por esta entrada.

En cualquier caso, obviamente no dispongo de ningún tipo de información más que de lo que leo y no juzgo la relación o el orgullo y sin ofender a nadie,puedo decir lo que pienso. Que a MÍ me provoque triteza lo que leo, es Mí problema, no el suyo ni (sin ofender) el tuyo.

Sergi, si te he ofendido lo siento mucho, no era ni mucho menos la intención.

Meri dijo...

Jamas he opinado en ninguna de tus entradas anteriores, pero esta es diferente. La verdad es que me has sorprendido mucho el que hables tan claramente al respecto, nunca lo habias hecho ni siquiera con tus allegados. Es una situación muy complicada nadie que no este al lado de ella lo puede entender, pero por el hecho de ser tu madre merece todos mis respetos y bien sabemos que hemos intentado ayudarla, cada uno a nuestra manera, pero lamentablemente no ha
dado ningún fruto. Es única donde las haya.

marta dijo...

Meri, qué gran verdad: "Es única donde las haya", signifique eso lo que signifique.

Muchos besos guapa.

Anabel - Tu tristeza y tú no habéis sido objeto de mis comentarios, cada cual siente lo que quiere y de la manera que prefiere, no es lo mismo en lo que a tus juicios y falta de tacto se refiere.

Quizás deberíamos abusar más de la empatía de la que la naturaleza nos dotó y pensar que más allá del yo, yo y otra vez yo, hay otro mundo al que se puede hacer daño.

Opinar libremente es de valientes, hacerlo sin información es temerario.

Ale, me vuelvo a mi feria :)

Motenai dijo...

Bueno, pongamos sensatez :-)

Meri, bienvenida al blog como comentarista :-P

Está claro que mejor que yo la situación no la conoce nadie y que una simple entrada no arroja la suficiente luz ni da la suficiente información como para cubrir todos los frentes. Puede que yo haya fomentado la polémica porque soy el autor material de la entrada pero, insisto, no escribo para mi público sino para un servidor. Entiendo que ello pueda provocar malos entendidos o juicios a mi parecer incorrectos sobre mi persona, pero sinceramente no los considero importantes.

De todos los que han comentado aquí y es justo que así se reconozca, quién ha tenido más contacto con mi madre ha sido precisamente Meri, que ha vivido en sus propias carnes situaciones verdaderamente extrañas. Son casi 9 años los que llevamos trabajando juntos y se ha tenido que oír cosas en todos los registros y ver cosas de todos los colores, en aspectos que van más allá de lo profesional casi siempre. Y este problema, sin afectarle a nivel personal, sí lo ha visto evolucionar.

Obviamente Marta, tras también unos cuantos años de relación con un servidor, sabe bastante bien de qué va el tema.

Y aún siendo yo el que obviamente lo ha vivido más, no tengo ni tan siquiera la más pequeña de las respuestas. Es lo que tiene, supongo, ser hijo único y tener muy poca perspectiva al respecto.

Aún hay más gente que podría aportar su grano de arena a la conversación, y ojalá sirviera de algo.

Pero me temo que, por esta vez, tener yo razón no significará salirme con la mía.

Meri dijo...

Gracias Sergi por la bienvenida.
---------

Marta un abrazo y que te vaya bien en la feria.