jueves, 28 de junio de 2007

Otro más (que trata sobre los aniversarios de boda)

Ayer era mi cumpleaños. Hoy es mi aniversario de bodas. Marta ha hecho su propia entrada al respecto que supongo resume o refleja lo que ella siente.

Como ya avancé ayer, no soy muy fan de los aniversarios, de ningún tipo. Y siempre por la misma razón. Tampoco se puede decir que disfrute de un momento óptimo para gozar a tope de ese tipo de cosas. Pero bueno, esa es otra historia.

-----------

Trataré de desarrollar muy brevemente una idea que el otro día se me vino a la mente, y creo que ha sido de los pocos -buenos- consejos que he dado a alguien en mi vida.

Las parejas no van bien o van mal por culpa o gracias al matrimonio. El matrimonio, como idea en sí, no hace triunfar ni fracasar nada. El concepto de matrimonio, digo. Lo que hace triunfar o fracasar una pareja es la pareja en sí, por encima de que vivan juntos o separados. Si la pareja es buena, sobrevivirá a la convivencia. Si no lo es, no sobrevivirá.

Por eso, creo que el auténtico secreto de vivir con alguien y que funcione (sea un compañero de piso, sea tu pareja, sea el que sea) es la afinidad. Permitidme el lujo de escribir por una vez para la galería: lo más importante es la relación que pueda haber entre dos personas, la ilusión, la magia. Si no existe esa magia, no hay pareja. Puedes esperar un milagro, está claro, pero las cosas no funcionan si no existe esa cosa especial que recibe mil nombres distintos. Nunca admitiré que nadie en mi círculo personal se conforme. Incluso si llegaras a hacer un trato con el mismísimo Diablo, no te conformes. Jamás.

--------------

De 4 años que Marta y yo llevamos casados, se pueden extraer muchas cosas. Y positivas! He aprendido mucho. Desde luego que no ha sido un camino de rosas pero por supuesto que ha sido uno de los momentos clave de mi vida. Kudos a Marta por ser la primera (y única) persona que realmente tuvo un poco de fe en mi. Nadie hasta ahora (y hasta entonces) ha vuelto a hacerlo de esa forma. Es la única que ha movido el culo por mi y se ha mojado. Joder, se casó conmigo, hay que tener cojones. Esto merece mucho más que mi respeto. Le debo mucho a esa mujer, alguien que me ha querido a tope. Hemos tenido momentos mejores y momentos peores, pero apostó por mi cuando nadie daba un duro. Y por eso necesariamente siempre la querré. A lo mejor no del mejor modo, del óptimo o del necesario. Pero hablamos de una huella imborrable sin lugar a dudas.

Realmente ha pasado volando ese tiempo y todos los"statements" que se hacen requieren replantearse, actualizarse, reformarse o reconstruirse. O aniquilarse. 4 años han servido para mucho y aunque es cierto que yo he perdido algo de mí mismo por el camino (¿dónde está tu honestidad, Sergi?), no puede decirse que necesariamente eso sea para peor. Por lo menos no me corresponde a mí decirlo. Eso probablemente lo sabrá la gente que me rodea.

Quedan muchas metas por conseguir y las conseguiré "no matter what or who", pero por poco que guste el yo que hoy existe, un poco seguro que es debido a Marta. A Marta y a todo mi entorno, quede claro, pero como hoy es 'nuestro aniversario', creo que es justo que le dé un poco de crédito a quién dijo que "sí" cuando la inmensísima mayoría hubiera dicho "no".

--------------

Nosotros somos sin embargo mucho más grandes que la vida. En esta vida, creo que eso es evidente, no soy feliz por el momento. No soy ni mucho menos un desgraciado -quede claro- pero tienen que cambiar muchas cosas y tienen que suceder muchas otras para que alcance la felicidad. Algunas las tengo muy muy claras (que no a tiro, ojo), otras están más lejanas y algunas las tendré que experimentar para saber si realmente son lo que quiero. Y obviamente, como para completar este puzzle siempre se necesitan dos piezas, no todo está en mis manos. Sé que puedo ser feliz y sé que puedo hacer feliz: faltará algo de coraje y... de fe. Pero vamos, que creo ver la luz al final del túnel. Espero que no sea el tren que viene en dirección contraria.

5 comentarios:

Nadia dijo...

Pues felicidades por ayer y por hoy. Con lo que me gustan a mi las celebraciones...

Motenai dijo...

Pues muchas gracias :-)

Marta dijo...

Donde dije digo, digo Diego.

Habría muchas cosas que comentarte, Serch, y no voy a hacer. No ha sido fácil, no lo es de hecho hoy en día, pero me enseñaste tú a creer en algo, a aferrarme, a tener fe y a luchar y somos dos auténticas fieras en ello, verdad?

Creí en ti, en tu proyecto y hoy, como siempre te digo, confío en nuestra relación.

Sé lo que te falta, o una de las cosas más importantes. Lo siento.

Motenai dijo...

Como dije, la vida es más grande incluso que nosotros, que todos.

Hay que ver la totalidad del conjunto, que siempre es superior a la suma de las partes. E incluso a mí me falta perspectiva, ojo.

Pero saber como me siento lo sé perfectamente, y lo último que querría es engañarme porque si no nunca evolucionaré. Debo recuperar la honestidad, pero para eso debo hacerlo sobretodo conmigo mismo.

Cris dijo...

Lamento que no estés pasando por un buen momento. Estoy segura que lograrás superarlo y, una vez más, aprenderás de ello.

La vida es más sencilla de lo que creemos y no sé por qué nos empeñamos tanto en complicarnosla... hay que vivir desde lo esencial! Arriba ese ánimo! :)