viernes, 8 de junio de 2007

Diablo@infierno.com (que trata sobre tratos, trucos y resolución)

Hoy no es un buen día. Desde que empezó y ya un poco antes, tenía pinta de convertirse en una jornada de mierda. No funciona nada, no hay prácticamente ninguna circunstancia profesional o personal que funcione al 100%.

No importa. Es decir, es lo que hay. Solo queda luchar para lograr el punto de inflexión.

---------------------

En ocasiones, uno puede entrar en una espiral de acontecimientos negativos que asocia necesariamente con lo divino y no con lo humano. Generalmente creo que se equivoca: ni a Dios ni al Diablo les interesa en demasía lo que sucede. Pero en selectas ocasiones, y dado que el Diablo es pura voluntad de poder, se multiplica como la ameba sin control hasta encontrar el hueco dentro de nosotros. No sugestiona, no manipula, no obliga. Ofrece una posibilidad y, contrariamente a la creencia popular, sin trampa ni cartón.

A cambio de lo que sea que firmes y de lo que nunca podrás hablar, saborearás casi seguro el lado más sutil de la amargura. Porque así funciona y así funcionará. Aprendes hasta a encontrarle el gusto.

--------------------

No me siento tocado hoy por el demonio, es mucho más mundano y natural lo que me pasa. Me siento como el protagonista de "El Perfume" la primera vez que mata a una chica por error y ve que se le esfuma su esencia... ese tipo de frustración. Hoy, aún con la cabeza alta, tengo la sensación de haber perdido un partido en los penaltis.

Pero juro ante lo más sagrado que nada se interpondrá en el camino de mi victoria final. Y maldito sea mil veces el que se atreva a poner a prueba mi determinación en este aspecto.

2 comentarios:

El juegologo! dijo...

Recuerda esto, joven padawan:

El ejército romano nunca retrocede. Da media vuelta y sigue avanzando.


(Tengo un montón de lemas, casi todos contradictorios entre sí e igual de inútiles)

Marta dijo...

Apoyo tu gran determinación en la distancia. Que ni el viento te toque,
porque tiene pena de muerte, el viento si te toca