martes, 26 de junio de 2007

Y aquí una guitarra suena... (que trata sobre... sobre Palma?)

Estoy en Palma de Mallorca.

Efectivamente, el mecánico no ha venido. No vendrá. Problemas con el Dr. Morapio, según dicen. Me da igual. He puesto la mejor de mis sonrisas cuando me he enfrentado al cliente, que no sabía ni lo que decirme. Estábamos igual. Yo tampoco sabía qué decirle.

Así que estoy en Palma de Mallorca. Y mañana vuelvo. Si todo va bien, hoy por la noche llegará otro montador más serio desde Madrid, Luís, un poco know-it-all pero que es competente. Dadas las circunstancias no me puedo permitir el lujo de ser muy picajoso o selectivo.

Ayer le comentaba a Mònica, una enamorada de esta isla, que no había forma humana de que cambiara mi perspectiva que tengo de ella (de la isla, me refiero). No me trae buenas vibraciones. Y eso que aquí tenía como vendedoras a dos auténticos SUPER-pibones de la vida, dos niñas que los clientes me decían que me comprarían TODO mientras una de ellas las visitara una vez a la semana. Pero... no sé... llegué con el pie izquierdo y es muy difícil de revertir esta tendencia. Menos mal que mañana me voy porque si estoy aquí una semana aún se hundiría en el mar.

Además hace un viento que te cagas. El cuchitril de hotel en el que estoy no ayuda, porque ni tan siquiera hay una mesa de escritorio en la que escribir esto y tengo que hacerlo con el ordenador en mis rodillas sentado en la cama. La palabra"austeridad" se ve peligrosamente contra las cuerdas cuando su rival, "cutrez", intenta definir la habitación.

Ayer pude pasear a tomar un poco el aire, este aire del mar que dicen que va tan bien y que desahoga los problemas. Qué mentira. Este mar no desahoga una mierda. Puede que no sea el mayor amante de la arena que existe o puede que ayer no fuera el día perfecto para disfrutar de un paseo por el puerto. La última vez que recuerdo haberlo pasado realmente bien en la playa fue en Zarautz... o en Biarritz. Y no es cuestión de glamour, es que supongo que la situación era distinta.

----------------------

Esto que me ha pasado entre ayer y hoy ha dejado descolocado hasta a mi padre, que recordemos tiene 50 años de experiencia en el sector. Ya le había pasado una vez (en 50 años TODO te ha pasado por lo menos una vez), pero el hombre no sabía qué decirme. "Paciencia", "esto es lo que hay"... lo último que me ha dicho es "vete a la playa". Pues no puedo. No puedo porque algo en mi interior me dice que no debería estar en la playa un martes por la mañana.

Ahora iré abajo, al "hall" del hotel (o en este caso quedaría mejor pronunciado "jorl", le pega más) a ver si encuentro un lugar para sentarme y ya que estoy jodido y me han dado bien por culo, por lo menos que no me duela la espalda.

Está claro que nunca me reconciliaré con el sexo anal. No mientras me la siga metiendo Rocco y bien doblada.

7 comentarios:

mònica dijo...

Estar en mi isla y quedarte en el "jorl" del hotel es un pecado...pero de los chungos... capital, por lo menos.

Si no quieres playa y sol, haz el favor de coger el coche, irte derechito a Valldemossa (no hay arena, así que no tienes excusa)y visitar la residencia de Chopin.

Por absolutamente increíble que te parezca, en las 800 veces que he estado en Mallorca, no he visitado la casa mallorquina de mi compositor favorito (en lo que a piano se refiere). Cada año lo dejamos para el último día y por h o por b, el plan se trunca. Ves tú por mí y luego me cuentas.

Y si encuentras Es Caló d'es Moro o Cala s'Almunia (al sur, dirección Campos y Cala Santanyí) dejarás de tenerle manía a la arena...te lo aseguro. Es Caló d'es Moro es "mi" mini paraíso, pero te lo presto...sólo por una vez, eh?.

Disfruta, hombre...tú que, aunque no lo sabes, puedes.

Raül dijo...

Vaya tela Sergi xDDDD Esto es de chiste :P

Gemma dijo...

Espero que el tal mecánico y el tal su jefe no se vayan de rositas de ésta, algo tendrán que hacer para compensar dos posts de esta ansiedad que es tuya y nuestra y tu imagen en la playa, solo, con cara de entre incredulidad e impotencia.

¿Has pensado en algo? Sino, tu aquelarre se pone a trabajar, tú tranqui, vete a la playa (y lee mucho) ;-)

Gemma dijo...

Y, ahora, como he sido muy mona en mi anterior comment, creo que me puedo permitir decirte que la isla a la que se refería Antonio Flores era La Palma en Canarias, puesto que Palma de Mallorca no es una isla, como sabes.

Marta dijo...

Cuando se está en Mallorca y no se tiene coche y además detestas la playa y todo lo que ella conlleva, me temo que poco más se puede hacer que quedarse en el "jorl" del hotel...

Pobre Serchu...y encima mañana cumples años...

Vamos a tener que hacer algo muy guai este finde para compensar la semana, amore!! ;)

Motenai dijo...

Yo no destesto la playa en sí. Soy cancer, Dios mío, me encanta el agua. Me metería en el agua y no saldría más.

El problema principal es la parafernalia que rodea la playa y su logística principalmente (aunque no se limita a) la arena. Y el Sol, claro, que necesito protección ultra-todo y no me gusta embadurnarme. Ni las algas. Y me dan miedo las medusas.

Pero el agua en sí, tanto de la playa como de la piscina, es genial. Si me pego duchas de 1 hora... xD

Pero lamentablemente no tengo coche, aunque tengo una compañía de alquiler aquí mismito. Si se me va la olla alquilo uno, la verdad, aunque no estoy de mucho humor. Me he ido al paseo a dar una vuelta con mi Aipot y han empezado a caer 4 gotas xD Si es que...

Agradezco los consejos,de verdad!

------------

Gemma, lo sé. Gracias de todos modos. En cualquier caso supongo que ya sabías que Antonio Flores fue mi compositor favorito durante bastante tiempo, no?

Efectivamente, Palma de Mallorca no es una isla. Se me permitía la licencia en el título, no? O no?

Vander dijo...

Y por qué no queas con tus vendedoras para salir por ahí? o_O

Hombre de pocas ideas...