jueves, 22 de enero de 2009

Entrada acuática: los estromatolitos, jarabe de palo y el Sol Negro y una teoría en base a una suma (que trata sobre relaciones, creo)

Boh. Ya me he liado en el título. Ahora el trabajo será mío para intentar desgranar todo lo que he expuesto arriba guardando un mínimo de orden y a la primera, sin correcciones. A ver qué sale, aunque lo tendré que hacer en pequeñas partes.

-------------------

Los estromatolitos.

Viva la TDT. Hace algunos días, mientras hacía zapping sobre las... boh... 00:30 o la 01:00 de la madrugada, hora zulú - vander dixit-, encontré un documental de esos de tipo National Geographic que hablaba sobre la Tierra. Bueno, sobre todo un poco, pero alrededor de la tierra, la vida en la tierra, el clima y demás. Cosas muy interesantes, como que los rayos van de abajo hacia arriba - la carga negativa (la tierra) hacia la carga positiva (las nubes) y no viceversa, es decir, que los rayos suben y no bajan. Eso y un montón más de esas chorradas que me encantan.

Pero iré al grano. Resulta que existen muchos millones de organismos diferentes en nuestro planeta y además han existido por lo menos otros tantos. Uno de los más antiguos y que todavía sigue ahí aguantando son los estromatolitos, una especie de bacterias que forman una suerte de rocas en mares cálidos y demás, que hace millones de años cubrían la práctica totalidad de nuestros mares. Pues por lo visto no hay otro ser vivo al que le debamos más que estas bacterias, unas de las primeras entidades que tenían la capacidad de sacar energía del Sol (fotosintetizar); durante este proceso, y dado que estaban en el agua, resulta que su particularidad más interesante era la capacidad de deshacer la unión química de las moléculas del agua. Eso es, separar por un lado el hidrógeno y - redoble de tambores - el oxígeno. WoW. O sea, que gracias a estos bichos, el oxígeno pasó a formar parte de nuestra atmósfera, al principio oxidando todo el hierro que flotaba en el agua (y de ahí que tengamos ese material para extraerlo hoy día) y después lanzándolo sin más. Estromatolitos + 10000 KUDOS por ser tan majos.

Siguiente tema.

---------------------------

Jarabe de Palo

La Flaca ya tiene más de 10 años - parece que fue ayer - pero mi canción favorita de este grupo no es la que más se conoce. En cambio, durante mucho tiempo ha sido "Agua y sed". Por muchas cosas: por el ritmo, por la guitarra... pero especialmente por la letra. Se me ha atravesado durante muchos años, la letra esta. Me daba mucha rabia cada vez que la escuchaba. Para muestra un botón:

Agua y sed /
serio problema /
cuando uno tiene sed /
pero el agua no está cerca /
cuando uno quiere beber /
pero el agua no está cerca...

Qué hacer /
Tú lo sabes /
renunciar /
a lo natural /
y dejar /
que el agua corra...

Grrr. Ya no procede, pero viene al caso.

-------------------------------

Sol Negro

En 1987, creo (too lazy to Google it), Opera Soft lanzó un videojuego con ese mismo nombre, basado en una película llamada "Ladyhawke". El argumento giraba entorno a una pareja que, debido a la maldición de un brujo, uno se convertía en un animal de día y el otro en otro distinto al caer la noche. En la versión original eran un zorro - o un lobo, no sé - y un halcón, en el juego, por cuestiones tanto de jugabilidad como de no querer copiar demasiado a destajo, en un halcón y un pez. Así pues teníamos que sortear todo tipo de trampas basadas en tierra y agua hasta llegar al único punto en el que se podía romper el hechizo, el Sol Negro: un eclipse de Sol. Sin día ni noche.

Gran juego.

---------------------------

La suma

Desde siempre he defendido que la aritmética no funciona en las relaciones personales. En otras palabras, que los números no siempre encajan. En pareja, siempre he querido pensar que 1 + 1 eran más que dos, porque ambas personas combinadas formaban una fuerza mayor que la suma de las partes. Esto es algo que siempre me ha traído de cabeza y he defendido incluso hasta ante los / las más escépticos/as defensores de la individualidad suprema. Creo haber vencido en muchos de esos casos.

Pero hoy, obligatoriamente y a raíz de recolectar todos los pensamientos que van alrededor de los 4 temas que he tratado, me veo obligado a modificar esa teoría, levemente. Las uniones de pareja óptimas no crean un estadio mayor que la suma de las partes, sino que crean un estado distinto. De la misma forma que los estromatolitos eran capaces de separar la unión química del hidrógeno y el oxígeno en gases nobles, ese es exactamente el proceso que se sigue. O por lo menos que me parece seguir en mi caso.

Es decir, que siento que estoy formando una molécula de agua. Están pasando muchas cosas en el océano de mi alrededor - desde hace un tiempo hay tormenta - pero por muy fuerte que agite, seguiré siendo agua. Un charco o un mar entero, pero agua al fin y al cabo porque la cantidad solamente cambia la denominación, no la esencia.

En otras palabras, puede faltar y pasar lo que sea alrededor mío, en mi mundo, en mi océano. Lo que sea. Porque mientras su oxígeno no falte, habrá agua.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

La flaca, que recuerdos me trae, en fin, estas entradas que a veces haces no me gustan, me hacen cada vez más mayor.

Sldos. Jordi.

GENocideFJS dijo...

He conocido algún caso parejil en el que 1+ (-1), porque cero era demasiado para esa persona, resultaba -2.
¿Como es posible?. Pues una persona que quita bastante más de lo que pone, es muy capaz de logar este "milagro".

Meri dijo...

"mientras su oxígeno no falte habrá agua". Muy bonito.

Anabel dijo...

¿qué desayunaste ayer? setas alucinógenas? ¿estromatolitos?