viernes, 18 de mayo de 2007

10 años de MeriStation (que trata sobre la fiesta de ayer y alguna cosa más)

La afonía y el cansancio de hoy son la particular resaca de la fiesta que, en honor y por cuenta de MeriStation, nos pegamos ayer en la sala Bash de Madrid. La revista para la que colaboro desde hace justo 5 años celebró ayer por todo lo alto su décimo aniversario petando a tope el aforo de la sala y congregando en un mismo espacio a jugadores, foreros, frikis multicolor, vecinitas, jugadores del Real Madrid (de segunda fila, pero bueno), personalidades y famosillos y, por supuesto, los colaboradores y redactores de la revista.

Un día raro el de ayer. Por lo pronto, y aprovechando que era fiesta en A Coruña, mi colega y amigo Juantxi pudo escaparse del trabajo y coger un avión para Madrid, y por supuesto que fuí a buscarlo al aeropuerto; un tipo excelente este Juan Porteiro, quede escrito. Posteriormente fuimos a comer a la comida de redacción, a la que llegamos tarde of course, y conocimos a gente que a pesar de los años no nos habíamos visto. Juan y yo somos de los veteranos, aunque Pepe Arcas y Nacho llevan ya 7 y 9 años respectivamente. Los colaboradores más recientes, sentados en un ala de la mesa, aún olían a nuevos.

Pasada la tarde y tras pasar a recoger por Torrebronx (ciudad sin ley) a Vander, tuvimos que prescindir de la invitación de la comunidad CCA a la cena que había programada, debido a que Elena, mi jefa en MeriStation, no tenía con quién ir a cenar y decidimos cambiar los planes para poder acompañarla. Es maja Elena. Nos caemos bien.

Entramos antes en la sala (la fiesta empezaba a las 23:00 en teoría) porque como somos los más chulos los redactores vamos sin entrada. Y allí pasamos una noche espectacular rajando con Vander y Juantxi de toooooodos los frikis de la fiesta (casi mil personas en total), aunque con sorpresa advertimos la gran cantidad de chicas que había también (algunas de O_o'). Poco después se añadieron los integrantes de los CCA: Boron, Konde, Berlusco, Leoncio, Siniestro (lol)... En definitiva, acabamos cuando tuvimos que acabar, porque un servidor a las 6:15 de la mañana tenía que estar operativo al 100%, Juan cogía un avión a las 8 de la mañana y a Vander hacía rato que le habían sonado los lunis (qué pena no haber hecho esa foto mientras dormía en el coche camino de vuelta a Torrebronx, ehhhh? xD).

Hacía tiempo que no me lo pasaba tan bien en una fiesta, y eso que lo que se dice de videojuegos (excepto dos über-frikis que acosaron a Juantxi) hablamos poco. Sólo eché de menos, claro, a Marta. Aunque supongo que no se lo habría pasado del todo bien, ya que el ambiente (humo, mucho ruído, etc.) no hubiera sido el óptimo para su estado actual de salud, así que no creo que ninguno de los dos lo hubiese podido disfrutar demasiado :-( Gracias a todos por darme una noche fantástica. De verdad.

2 comentarios:

Vander dijo...

no dormía en el coche, sólo cerré los ojos, no exageres.

Marta dijo...

Y yo perdiéndome eso....ainssss!!!