martes, 8 de mayo de 2007

El resurgir de los musicales (que trata sobre High School Musical, entre otros)

No hace día de musicales hoy, no. Pero tenía este texto guardado en el borrador desde ayer, así que daba un poco igual cuando publicarlo.

Supongo que gracias a mi padre que descubrí los musicales; también le debo la ópera, el jazz o el blues. He visto las pelis de John Wayne, me encantaba de pequeño Yul Brinner (que la mayoría necesita googlearlo para saber quién es o qué películas ha hecho) y siempre llevo un disco de música clásica en el coche. Y me gustan las canciones de Louis Armstrong cuando toca la trompeta, no solo cuando canta "What a wonderful world".

Así que de muy pequeño, de las primeras películas que recuerdo haber visto (y admirado) fue "Siete novias para siete hermanos", la que se convirtió en el musical de referencia en mi vida (por encima de Gene Kelly o West Side Story) hasta que llegó para mi el máximo exponente de musical moderno: Grease.

Grease tiene todos los componentes que bajo mi punto de vista hacen básico un musical, que esencialmente es como una pieza de ópera pero en cine: tiene una historia simple que resulta fácil de seguir (muchas grandes óperas son así: La Flauta Mágica, Aída, El Holandés Errante, etc.), tiene canciones propias creadas para él (y no como en Moulin Rouge, el gran fraude de las "versiones") y llega en su momento y se convierte en atemporal. Grease es, desde el mismo inicio, la quintaesencia del musical moderno que te atrapa desde todos los ángulos y no te suelta...jamás.

Desde entonces no es que haya habido una proliferación exagerada de obras del género, si acaso el pseudo-producto antes mencionado de Moulin Rouge. Si acaso las películas de dibujos animados de Disney que, al final, acaban convirtiéndose en pequeños musicales. Pero no hace mucho descubrí uno auténtico, creado con muuuuuchas menos pretensiones que Grease (y desde luego que la "maravilla" de Ewan McGregor) y directamente para un canal de televisión: High School Musical.

Son numerosos los paralelismos entre Grease y High School Musical, demasiado numerosos como para tacharlos de meras coincidencias. Y desde luego que no tendrá el mismo éxito ni la misma repercusión; puede que ni sea la mitad de película. Pero ocurre lo mismo que pasó con Titanic y Full Monty, ambas lanzadas el mismo año, con presupuestos muy distintos y cada una en su campo con un éxito indiscutible.

High School Musical hace honor a su nombre; aquí no son cantantes treintañeros que interpretan a chicas de instituto, sino que son chicos de instituto que se interpretan a sí mismos en un filme que rebosa energía y buen rollo por los cuatro costados, que es tan simple y poco sutil que resulta gracioso y que no te deja que lo mires sin esbozar una sonrisa; es una peli que te da ganas de cantar y bailar. Cumple al 100% los requisitos fundamentales de un vehículo de entretenimiento y además con la suficiente ligereza de carga que te permite un revisionado con poco margen de tiempo (cosa que no permite 2001: Una Odisea en el Espacio, por ejemplo). Todos los protagonistas cumplen perfectamente su papel, las coreografías son más que decentes y el ritmo es pegadizo.

Estoy encantadísimo con este descubrimiento: tenemos la película original (en Disney-DVD), me he descargado el avi para tenerlo en el ordenador y ayer me bajé la banda sonora. Esta película de dibujos sin dibujos ha sido una de las mejores cosas que he disfrutado en la tele en los últimos tiempos. Lástima que, probablemente y al contrario de lo que ocurre con Grease, High School Musical no será atemporal y eventualmente (cuando a mi se me pase la fiebre, claro) caducará.

6 comentarios:

Gemma dijo...

Siendo que puse que Moulin Rouge es mi película favorita, debo defenderla diciendo que las versiones (en general) tienen muchas veces más mérito que la nueva creación, que me sé el Elephant Love Medley de memoria y que llevar a U2, Police, David Bowie o Elton John a los submundos de la absenta decimonónica me parece Spectacular Spectacular.

mònica dijo...

Ay...no habléis de pelis, jooo...que no me gusta ir al cine (pq no se puede fumar) y me aburro cuando vais de cinéfilos...escribid tonterías para que me ría un poco, porfi...qué os cuesta?

Motenai dijo...

Pero si es un DVD!

Marta dijo...

Juasssssss!!!

Mònica sí que es una auténtica bohemia y lo demás son tonterías!

Motenai dijo...

Además, mÒnica, en los cines al aire libre sí que se puede fumar xDDD

Carme dijo...

Ai si Sergi, és boníssima. Jo també tinc el DVD, millor dit els nens, i l'hem vist mil cops. Quan s'acaba ens posem a ballar perquè realment entren ganes!. Estem esperant la segona part. El Marc està fent una coreografia al cole per final de curs... ajajajaj me parto cuando me la enseña! és boníssim el meu fill