viernes, 28 de noviembre de 2008

Entre xenofobia y pardillez (que trata sobre un acontecimiento de hoy, de forma radical y breve)

Creo que en realidad todo el mundo lleva un pequeño xenófobo dentro. Puede costar más o menos en salir, pero todo el mundo lo lleva. Xenofobia entendida no necesariamente como el hecho de repudiar públicamente a alguien de otra etnia, color, país... pero hay algo ahí latente, una desconfianza que existe. A lo mejor no en público, pero te cruzas con personas que te hacen pensar mal solamente por su procedencia latina, por su piel, por su forma de hablar... Esto está ahí, y no se puede evitar. Hay veces que es una simple cuestión estadística y generalizas ampliamente y a la ligera, sin ningún fundamento pero con la gracia de quedarse más ancho que un 8.

Hoy un grupo de colombianos, según la policía, ha intentado atracar a mi padre. Le han pinchado las ruedas del coche y, haciéndose pasar por buenos samaritanos que querían ayudarle, le han intentado quitar el dinero de su pensión. Le han seguido desde el banco hasta el pueblo vecino y en pareja han tratado de robarle. Afortunadamente, por un pelo, la jugada les ha salido mal y al salir una gente de la tienda donde mi padre se había metido, han salido corriendo. Mi padre ha sospechado de ellos "porque tenían mala pinta" y además, eran sudamericanos.

Evidentemente que hay muchos españoles que también son unos chorizos y muchos latinoamericanos que son un encanto de gente, no me cabe la menor duda y me consta de que esto es así. Hoy, pero, la suspicacia, la xenofobia latente ha valido de algo. Y además, en cierta medida, se ha visto justificada. Probablemente es una de esas situaciones en que condenas internamente y a la ligera, pagando justos por pecadores. Pero estas situaciones son precisamente lo que consiguen: dan la razón a aquellos con actitud más conservadora. Porque hoy, seguro que si lo cuento a más de uno lo primero que se le pasa por la cabeza - aunque no lo admita - es "joder, putos xxxxxxxxxanos de mierda".

Injusto, justificable.

5 comentarios:

opiparopepino dijo...

Lo anecdótico de todo, y haciendo referencia a tu última frase, es que, a un español que ha asesinado a alguien, se dirá "puto asesino".

Pero si el que lo ha hecho es de sudamerica, o de algún pueblo árabe, lo mas probable es que lo que le salga a la gente sea "puto sudaca" o "puto moro", como si su procedencia fuese peor que su delito.

Esto hace plantearse qué parte subconsciente nos hace decir algo similar. Como dices, probablemente todos tengamos cierta reticencia hacia los inmigrantes de una forma u otra.

Vander dijo...

Pues mira que nunca me ha pasado eso que dices de la generalización.
Es más, no me gusta en absoluto. Cada persona es única y uno no debe cargar con lo de los demás.

En mi barrio jamás ha habido problemas con sudamericanos, por ejemplo, y su exquisita educación a mi modo de ver, no hace sino complementar y abrillantar todo aquello que toca.
Me encanta cuando a las 3AM se ponen a dar sus grititos de alegría salvajes en sus fiestas. Son tan enriquecedores culturalmente...

Por eso me pongo malo cada vez que oigo términos como panchito o humaguaqueño, porque ya de por sí, aunque no quieras ofender a una persona, inconscientemente ya estás menospreciando no a una, sino a todo un conjunto. Es aberrante.


¿Dónde coño está el botón de -set mode >ironic off-?

Anónimo dijo...

Yo tengo ese defecto, generalizo automaticamente aunque se que en realidad no es así, lo malo no es que esas actitudes (me refiero a robos, atracos, palizas, etc) solo lo tengan un tipo de personas (no depende de su raza ni de su pais) sino que me da la sensación de que esas maneras se estan generalizando ya entre muchos nativos españoles y que estamos perdiendo nuestras formas sociales de vida.

Es una pena.

Sldos. Jordi.

Teogt500 dijo...

Dudo mucho que no lo has visto pero por si acaso mira Crash creo que define tu entrada de hoy a la perfeccion.

Anabel dijo...

Ostras Sergi, ya me lo ha explicado Gemma... me alegro que todo haya quedado en eso, un susto...

A mi padre sí le robaron 12.000€ de unas cajas fuertes tras hacer la liquidación por el mismo método y eran más nacionales que el jamón ibérico...creo que en los tiempos que corren no hay que fiarse de nadie que se acerque tanto, lo que sucede es que si además es de otro país...te pones en alerta antes...no debería ser así, pero en esta acasión a tu padre le ha librado de un buen disgusto!los muy xlkjhbxlkjxhjblixlkjn!!!!