miércoles, 11 de febrero de 2009

Los roba-fotos y Marcela (que trata sobre dos anécdotas con cámara de fotos)

Lo cuento ahora porque el fin de semana pasado volvió a suceder. Se trata de un par de anécdotas alrededor de la cámara de fotos y que vale la pena reseñar. Empiezo por el origen, este verano estando en una playa perdida de Almería.

Resulta que en julio y agosto, como ya conté, tuve la suerte de estar en Turre durante unos días a solas con LMG y, después, con dos amigas suyas más. Es decir, que nos encontrábamos allí tres niñas y un servidor. Aparte de la susodicha LMG, las llamaré C1 y C2 por cuestiones de copyright.

Bueno, para hacer de una historia larga una historieta breve, me centraré en C2 sin entrar a considerar ninguna de las otras dos, y que en ningún caso se entienda en detrimento del resto (casi al contrario, yo diría, pero bueno). Es simplemente una cuestión pragmática. Al caso: podríamos decir que C2 también está bastante agraciada enlo que a configuración corporal se refiere. O dicho de otra forma, que muchos considerarían que está de bastante buen ver. Si a eso le ponemos el calorcito del verano, la ligereza de ropa en la playa, un bronceado uniforme y el posicionamiento propio de revista tipo Sports Illustrated en el saliente de unas rocas diez metros adentro en el agua... lo cierto es que generaba una estampa que, sacando el lado más estrictamente masculino posible, era difícil de obviar.

Pero admitir lo obvio no tiene mucho mérito: tías buenas y tíos buenos los hay en todas partes y reconocer unos y otros de ambos sexos es algo bastante normal. Lo que no es tan normal es lo que sucede a continuación. Mientras la imagen en la playa era la contada, yo me encontraba a refugio de los rayos solares que, a la vista está, no suelen calar en mi blanquecina piel. Dado que era una cala semi-desconocida, no había demasiada gente y espacio para sentarse quedaba. También hay que decir que el paisaje, con las rocas configurando un refugio natural muy bonito y el color del agua, junto con un cielo azul de justicia, era digno de fotografía.

En esto que un personaje se sienta a mi lado, a la sombra, cargado con mochila y con considerable atrezzo. Un chico italiano. Saca una cámara de fotos y se pone a escudriñar el horizonte que, insisto, era digno de tal cosa. En esto que me giro un momento y... zas! En un movimiento furtivo, gira la cámara hacia la posición de C2 y ñaca! Foto al canto! Coincidió que me volví en ese preciso instante para "pillarle" en toda regla, a lo que torpemente respondió con un nuevo giro de cámara hacia el horizonte, sin mucha credibilidad. Sonreí, porque hay que tener morro, el italiano murmuró cualquier cosa y, una vez obtenida su presa y viendo que las gacelitas tenían guardián (que tampoco necesitaban, merece añadirse), poco después marchó. No me extrañaría que esta foto estuviera en cualquier álbum de fotos del facebook etiquetado como "Best of Spagna Luglio - Agosto 2008". Un "pirla" como dirían allí. Pero mira, foto pa la saca xD Qué crack xDD

Es que hay que joderse con el italiano, qué morro xD Mirar yo diría que puedes, disimuladamente mejor que a destajo, pero hacerle una foto es algo que solamente se me antoja propio del país de la pasta. Si es que son la polla xD

Total que este fin de semana volvió a pasar algo parecido en el puente de Rialto. Con mucha más ropa, eso sí, pero con una situación parecida. Las vistas desde el puente hacia el gran canal son indiscutiblemente de las mejores de Venecia, con lo que proliferan las cámaras a cualquier hora del día. Fotografiar otras personas que no son coocidas tuyas aposta debería obedecer a pocas razones, aunque en determinados lugares se conceden ciertas licencias; por ejemplo, cuando paseas en góndola es habitual que desde un puente se te fotografie a modo turístico o, como fue el caso, puedes posar para que chinos y coreanos se diviertan cuando te cruzas con otra góndola. Eso es aceptable. Pero no es aceptable que le hagan fotos a tu pareja cuando posa para tí... en tu cara. Menudo pillote que le pegué al amigo que tuvo que hasta sonreirme xD

Lo de Marcela lo dejo para mañana, que no tengo tiempo de escribir más :-)

2 comentarios:

opiparopepino dijo...

Es algo a lo que te tendrás que acostumbrar si tu pareja es una bella dama. Especialmente como dices los italianos, que tienen un morro que se lo pisan y tienen ese culto a la belleza tan exagerado.

Pero no te preocupes, que hay españoles con mucho morro también, y aquí hay culto a las "mozas" XD.

Vander dijo...

Esta entrada sin fotos no vale nada.