viernes, 31 de agosto de 2007

Mujeres, mujeristas y supra-mujeres (que trata sobre la violencia de género en global)

Simplemente me cabrea. Decido crear una entrada políticamente incorrecta pero sinceramente me suda la polla.

El caso es que ayer una mujer, otra, era asesinada a manos de un pretendiente despechado que no pudo controlar sus celos. "La maté porque era mía" o sencillamente "Conmigo o con nadie". Mientras que esta situación, eliminar la vida de alguien, es absolutamente deleznable no estoy para nada satisfecho con el tratamiento que se da a este dato por parte ni de los medios de comunicación ni de la administración central.

Existe violencia de género en España. Nadie lo duda, es una lacra de la sociedad. A pesar de que la legislación se empeña en intentar proteger al colectivo que mayormente sufre sus consecuencias discrminándolo positivamente, seguimos en pleno auge. En general, los hombres siguen matando a las mujeres... no? Sí, es así. Pero un breve análisis de la situación concluye que: a) la tasa de muertes es 4 veces superior entre la población inmigrante que entre la española y b) la tasa de agresiones no ha crecido, aunque sí el número de denuncias. Por fin.

La agresión de las mujeres con respecto a los hombres - dicen muchas - es residual. Por eso no se ve en los medios. En el año 2000, sin embargo, el propio INE contabilizaba como sigue las muertes por violencia de género: 67 mujeres y 44 hombres. No sé cuántos hacen falta para que dejen de ser considerados como "residuales". A partir del año 2000, qué cosas, el Instituto Nacional de Estadística dejó de contabilizar el segundo dato.

Hay mucha hipocresía en esto y mucho "bienquedas" por ahí; es muy fácil defender - y un deber en sí mismo - que no se debe pegar a las mujeres. Todo el mundo aprueba esa máxima, tanto ellos como ellas. Hay manifestaciones al respecto. En las mesas el tío más guay es el que con más vehemencia se pronuncia al respecto y se posiciona. Yo defiendo lo siguiente: no se debe pegar a nadie. Ni a los hombres ni a las mujeres. Un estudio reciente (a ver si encuentro el puto link) demostraba que en entrevistas en privado, la tasa de agresiones en ambos lados era del 50/50. Me refiero a que tanto unos como otros reconocían pegar a sus parejas, y con un porcentaje elevadísimo, reconocido por ellas, como las autoras del "primer golpe".

A pesar de ello, y desde la aprobación de la polémica ley de la violencia de género (en la que, recordemos, con una simple llamada de teléfono se presenta la policía en casa y se lleva a tu pareja MASCULINA esposado a la comisaría para que duerma en el calabozo INDEPENDIENTEMENTE de si ha habido o no violencia real de ninguna clase), más de 100000 hombres (cien mil) han sido acusados injustamente con denuncias que luego no han prosperado; ignoro si cien mil, la población de todo Torrejón de Ardoz por ejemplo, es ya un número interesante para reconsiderar lo que yo considero un fracaso de la ley que no ha impedido que se siga matando y además ha encarcelado a 100000 mártires. Ni uno ni dos, cien mil. Cien mil personas que han tenido que pagar una legislación de cara a la galería.

Incluso con estos datos apabullantes en la mano, que me generan escalofríos y no de gusto precisamente, las organizaciones feministas se dirigieron en comunicado de prensa a los medios y al gobierno para solicitar la creación de la figura del "terrorista sexista" para todas aquellas personas que agredieran a sus parejas. No, me equivoco: para todos aquellos hombres que agredieran a sus mujeres. Si las mujeres agreden a los hombres, pues no son terroristas sexistas. Y otra cosa aún mejor: pretenden promover la estipulación de un nuevo delito para la llamada "Apología del Terrorismo Sexista", para "perseguir todas aquellas actitudes, comentarios y sarcasmos con el fin de minimizar o desalentar a las víctimas - no presuntas víctimas, ojo - de denunciar en los tribunales, como es el caso de la imputación genérica e irresponsable de "denuncias falsas" aquellas que se presentan en el juzgado denunciando la violencia sufrida". Es decir, que si yo digo que ha habido 100000 denuncias falsas, estoy haciendo apología del terrorismo sexista. Chúpate esa. Esto lo firman instituciones como la Federación de Mujeres Separadas y Divorciadas, Mujeres Progresistas o Enclave Feminista, entre muchas otras.

Lo que me da más miedo es la complicidad con la que los medios se han sumado a este carro; estoy convencido de que si hay un desequilibrio se pongan medidas para intentar restaurar el balance, pero es increíble que si en el año 2000 el porcentaje de agresiones era de un 60/40 desfavorable a las mujeres, ese 40% se ningunee por las buenas. Día sí día también, mediante el código-filtro que tienen prensa, radio y televisión para tratar las noticias de esta clase, se suceden los teletipos pero ninguno habla de las agresiones mujer - hombre. ¿En 7 años qué ha pasado? ¿Solamente se mata a mujeres? ¿Lo del hombre apuñalado en Tenerife ayer a manos de su pareja fue una excepción? ¿Hemos pasado de un 40% a un 1%? Sinceramente, no me lo creo. Y otra pregunta: ¿por qué no hay datos de agresiones entre la población homosexual? ¿Es que no se pegan? Sabemos que tienen un potencial de gasto de 58000 millones de euros, pero eso es todo.

Por eso, programas grabados con cámara oculta en el que infinidad de mujeres denunciaban a sus maridos para conseguir divorcios rápidos y lucrativos, para conseguir la custodia de los niños.... mientras miembros de la propia policía reconocían que se ven obligados a encarcelar a gente que saben positivamente que es inocente solamente porque tras una discusión ella decide "vengarse" de esta forma... pues esos programas no tienen calado. No venden.

La solución al problema conjunto no es fácil; supongo que pasa por la educación y estoy convencido - o quiero creer - que conforme pasen los años el ratio de agresión entre la población española autóctona disminuirá progresivamente. Porque hoy estamos más y mejor educados y culturizados que hace 20 años. Y al final todo se resume a eso.

Estoy absolutamente en contra de la violencia de género. Pero GLOBAL. Me indigna, como persona y como hombre, la discriminación y la indefensión que sufro en este país por el hecho de mi condición genética cuando jamás he puesto la mano encima de cualquier mujer. Y no quiero decir nada más al respecto porque este sí que no es el lugar para hacerlo. Pero una ley no debería ser válida si es injusta para una sola persona. Creo que es una de las bases mediante las cuales se legisla, digo yo.

Y sin haber hecho nada, viviendo separado de mi mujer, podría la policía irme a buscar a casa de mis padres y pasaría la noche en el cuartelillo de la Guardia Civil. Y ese hecho, creo que a todas luces injusto, sería un mal menor que debería pagar para "compensar" a los que realmente sí pegan a sus mujeres. Justos por pecadores, dicen. Y dormiría entre barrotes, pero no sería el único. Por lo menos sería el número 100001.

Viva España (coño).

--------------

En otro orden de cosas, US Open. Sin sorpresas en el día 4, ya que todos los favoritos pasaron a excepción de Gasquet, que no pudo jugar y deja el camino libre a la joven promesa Donald Young para tercera ronda. Cañas, cabeza de serie 14, perdió también pero en esta superficie esto no es sorpresa ninguna. Balke superó un duro partido a 5 sets, Roddick ganó más fácil. Hoy por la noche vuelve a jugar Nadal mientras que a las 11 de la mañana, hora del este, juega Henman. Veremos qué tal.

1 comentario:

El Juególogo! dijo...

Han hecho un partido de exhibicion aqui en el centro (al ladito de mi piso). Joder, adoro este sitio.