jueves, 16 de agosto de 2007

Energía en transformación (que trata sobre concentrarse en lo positivo y no dar lugar a otros pensamientos)

Hace un par de días conseguí hablar con mi colega Fil y con Ely (Joaquín y María, vamos), recientes padres de un niño. Un niño tardón, todo hay que decirlo, pero por lo visto muy tranquilito y que no les da por culo ni tan siquiera por las noches. Al contrario que yo, que tuve a mis padres 3 añitos sin dormir - y otros argumentan que sigo dando por culo aún a día de hoy.

Es comprensible que, una vez tocado el tema del alumbramiento, me pregunten por mi situación personal, no? Pues no! No señor! Pienso que uno de los momentos máximos de la vida es el de ser padre. Ojo, lo digo desde la absoluta y completa ignorancia al respecto porque hijos no tengo ninguno - que yo sepa, claro - pero me da esa impresión. No dejéis que ningún pensamiento negativo, ninguna influencia negativa aporte sombra a este proyecto que se acaba de materializar!

Cada vez que se produce el milagro de un nacimiento me recorre una envidia sana que me mata. Tener descendencia, un tic tac en mi interior desde hace algunos años, debe ser simplemente "lo más". Así que me permito felicitar a ambos padres por el resultado, Dani, aunque sobretodo a la madre que, estaremos de acuerdo, le lleva 9 meses (y medio) de ventaja al padre y ha tenido que soportar las incomodidades propias del embarazo y parto.

Conste que la simple visión de un bebé provoca en mi un montón de sensaciones. La primera es la fascinación: son como... como... un hombre en miniatura! Es decir, tienen de todo, están equipados con todo... pero son muy pequeños! Son como de juguete - pero se rompen, por eso me da cosa cogerlos. Me asombra que los mires y se te queden mirando, que sonrían, esos movimientos tan raros que van haciendo con manos y pies... me encantaría meterme en su mente y saber lo que están pensando.

En fin, todo llegará... supongo.

--------------------

Por cierto: hoy, los tontos y los supersticiosos lloran en Graceland (Memphis) la "teórica" muerte de ÉL. Dicen que el Rey, Elvis Presley, murió un 16 de agosto de hace 30 años. Pobres imbéciles. No saben que Elvis sigue vivo. Tennessee lo sabe.

5 comentarios:

Gemma dijo...

El mismo día (16 de Agosto), nace Madonna, y otra celebrity mucho más cercana que deberías tener controlada...

Motenai dijo...

But of course!

Vander dijo...

Personalmente en mi caso, es pensar en tener un hijo y sentir unos escalofríos que me dejan helado. Qué repelús xD

Claro, que yo de este blog soy el más más más más más joven.

Motenai dijo...

Pero cada vez menos joven, claro xD

Joaquín F. Ruiz dijo...

Gracias Sergi...de nuevo ;-)