martes, 14 de agosto de 2007

Alguna vez has... bailado "El lago de los cisnes" en el lago de los cisnes? - Episodio III (que trata sobre un poco de historia del famoso ballet)

Pregunta: ¿Has bailado alguna vez El Lago de los Cisnes en el lago de los cisnes?

Respuesta: No, no lo he hecho nunca.

Hacía tiempo que tenía ganas de escribir esta entrada. Esto va un poco sobre música clásica y, lo siento mucho por alguno, Los Violadores del Verso no son considerados como tales.

El Lago de los Cisnes es probablemente uno de los ballets más conocidos del mundo, estrenado en 1877 y realizado por encargo por Petr Tchaikovsky porque, en sus propias palabras y tal y como se lo confesó a su amigo del "Grupo de los Cinco" Rimski-Korsakov (el del Vuelo del Moscardón), "necesitaba dinero y me apetecía componer algo de ese estilo". 800 rublos fue el precio que nos permite hoy disfrutar de una de las composiciones más refinadas del creador ruso, tal vez junto con El Cascanueces (mi favorita), aunque curiosamente no tuvo mucho éxito en el año de su premiere.

No fue hasta dos años después de su muerte, en 1895, cuando gracias a la nueva coreografía de Petipa e Ivanov (su asistente), la obra adquirió más renombre aunque Tchaikovsky ya era ampliamente reconocido por sus otras producciones como, tal vez su mejor tema, la sinfonía nº 6 "Patética". La teoría más extendida de su muerte es que fue víctima del cólera, aunque desde muchos frentes se argumenta que en realidad fue un suicidio propiciado por el descubrimiento y supuesta salida a la luz de su homosexualidad (estuvo casado durante dos meses aunque nunca se 'consumó' el matrimonio - aunque por mucho que estés dos meses sin consumar no significa que seas homosexual ¬¬).

Cisnes en un lago. Psché. Son majos.

Argumento: En el cumpleaños del príncipe Sigfrido, su madre le dice que debe escoger mujer para casarse - que ya toca - al día siguiente. Sus colegas, antes, le invitan a ir de caza y durante la noche descubren una serie de cisnes que se convierten en mujeres. Justo mientras está apuntando su ballesta a uno de los animales, se aparece la reina Odette que le confirma que fueron hechizadas por un malvado mago y que solo podrán ser salvadas si se les jura amor eterno. Invitadas a la fiesta de anunciación por el propio príncipe, quién acude es el brujo con su propia hija y encanta al heredero para que la escoja a ella como esposa en lugar de a Odette. Desconsolada, ésta vuelve al lago. Sigfrido, descubriendo el engaño, corre en su búsqueda y juntos luchan en vano contra el barón Rothbart, autor del maleficio, y ante la derrota se lanzan juntos al agua donde mueren ahogados. Este sacrificio de amor, sin embargo, es suficiente para derrotar al enemigo y deshacer el encanterio / encantamiento (Raül credit).

Es un poco ñoña, sí, pero vamos... lo habitual para este tipo de obras que son la cúspide del romanticismo.

De dónde proviene el título: No hay certeza al respecto, pero probablemente Petr se dejó seducir por la influencia de Lohengrin de Wagner (el barco-cisne, el príncipe-cisne, etc.), y cabe destacar también la novela de Andersen "The Wild Swans". En cualquier caso, el cisne se ha asociado siempre a la pureza y dado el argumento de la obra, pues tiene sentido.

Cómo llegar: No existe un "lago de los cisnes" como tal, por lo menos que se conozca. El padre de Tchaikovsky era un hombre adinerado y vivían en un palacete, con lo que es posible incluso que en su propia casa hubiera un pequeño lago con cisnes. Vivieron en Alapaevsk y en Votkinsk, ciudades sin mucho glam pero con buenos recursos industriales. Os dejo un par de enlaces, en ruso, para los que queráis más información sobre estas dos localizaciones.

Sin embargo, una buena representación de El Lago de los Cisnes se hace en los bosques de Chapultepec, México, donde hace menos frío y hablan castellano. Chapultepec es algo así como un parque lúdico que incluye un zoo, un museo de historia natural, manantiales y lagos y, recientemente, alrededor de 30 cisnes que han comprado para la ocasión. Air Europa, Iberia y AeroMexico vuelan allí y el billete puede costar cerca de 1300 euretes por cabeza. Una vez en DF, el metro lleva directamente allí y hay tres estaciones. La más recomendable es "Chapultepec".

Para ir conociendo la obra, en el avión podéis ir escuchando esta buena grabación que se puede comprar aquí y por menos de 8 dólares.

Cómo se baila: Da igual que tengas formación clásica o no. Lo importante es hacer el chorra, así que puedes poner los dos brazos en la posición más tonta del ballet (hacia arriba o hacia adelante, da igual) y empezar a dar vueltas como un gilipollas. Y listos. Logro desbloqueado!

Y hoy... me apetece bailar :-)

3 comentarios:

mònica dijo...

Sinfonía nº 6 "Patética"...MmMmMm...NO-SE-SA-BE...o más!!!!! Qué grande es...

Raül dijo...

¿"deshacer el encanterio"? xDDDD

Motenai dijo...

jijiji! Me encantan estas catalanadas xDDD

A cada entrada que haga, pienso poner una :-P