viernes, 24 de agosto de 2007

Bye bye, Tim (que trata sobre la retirada de mi tenista favorito y del tenis en general)

Hace unos días, aunque confirmado en las jornadas previas a la celebración del US Open, el tenista británico Tim Henman (Oxford, 06/09/1974) ha anunciado su retirada. Con 11 títulos a sus espaldas, aunque ningún Grand Slam y sólo 1 Master Series, Henman deja el tenis después de una temporada marcada por sus históricas lesiones en la espalda y hombro, y en la que únicamente ha ganado 3 partidos. Su adiós definitivo se pospondrá hasta después de la eliminatoria de Copa Davis que enfrentará a Gran Bretaña y Croacia el mes que viene, en territorio inglés y sobre hierba.

A pesar de que he mencionado a Federer en varias ocasiones en este blog, Henman - que espera su tercer hijo - siempre ha sido mi jugador favorito en estos últimos 6 ó 7 años, como antes lo fueron Sampras y Edberg. El hecho de que Tim deje la raqueta provoca un vacío en el corazón de muchos aficionados, pero por encima de todo crea un hueco inmenso en el tenis en general. Nunca fue número uno, nunca fue infinitamente superior en ningún aspecto... pero es el último tenista de ataque puro que queda entre los top 100 de la ATP.

Sigo activamente y en primera persona el mundo de la raqueta desde hace 20 años, pero como es una de mis pasiones, sé mucho más de lo que puedo demostrar en una pista a base de golpes. Cuando llegó Borg, el deporte cambió. Fue el primer jugador "físico" (cuando casi hasta entonces se jugaba de clase), y ese estilo imperó hasta su apogeo en Lendl. Después del checo, el tenis empezó a migrar hacia un estilo mucho menos conservador y es donde empezó el surgir de los jugadores de saque y red: McEnroe, Edberg, Becker, Stich, Ivanisevic, Martin, Rafter... SAMPRAS. Por supuesto que seguían habiendo tenistas de fondo de pista, pero la mayoría reducían sus aspiraciones a la tierra batida o eran muy agresivos en su juego (Muster, Agassi, Ríos, Kuerten, Courier).

Cuando Pete Sampras se retiró, tras su victoria en el US Open, el tenis lloró su pérdida y con razón. La hegemonía de los "net-rushers", los jugadores de ataque y saque-volea, se había terminado. Un par de años antes, con el mencionado estadounidense Andre Agassi a la cabeza, ya se palpaba la revolución: un nuevo cambio en el deporte. La irrupción en el mercado de jugadores agresivos tipo Moyà (recordemos, el primer jugador español en ser número 1 del mundo), Hewitt, Ferrero incluso... estaba cambiando el curso de los acontecimientos.

En esa coyuntura, y tras la final de Wimbledon 2001, los jugadores de ataque ya no existían. Solamente quedaba uno: Tim Henman. Henman es como un libro abierto de "aprenda el tenis clásico en 5 fáciles lecciones". Un servicio de escuela, una volea de manual (una de las 5 mejores de todo el circuito sin duda), una mentalidad de poner presión constante - subir a la red con el primer saque, el segundo, el resto, "chip and charge", una dejada, etc... Es simplemente delicioso verlo jugar, para aquellos a los que nos gusta el tenis sin compromisos, sin aquellos puntos interminables que te cansan hasta viéndolos por la tele.

Evidentemente esta no es ya la época de Henman. Tim llega algo así como 15 años tarde. Hoy nuevamente el deporte ha evolucionado a Federer, y todo el mundo quiere jugar como el suizo. Hay un montón de jugadores duros y agresivos: Blake, Roddick, Djokovic (cuidado con este nene, el futuro número 1)... y está Nadal, que es un jugador superior físicamente, caótico y salvaje en sus golpes, pero que rinde muy bien en la pista, especialmente durante los 4 meses centrales del año. Henman dedicará ahora su vida a su familia, como es natural, y no es extraño que lo veamos en el circuito profesional de golf - los tenistas suelen ser buenos golfistas, como Alex Corretja - ya que sin comerlo ni beberlo es hándicap 4.

Previamente en mi vida, solamente he lamentado la retirada del sueco Stefan Edberg (por sus innegables cualidades en la pista pero también humanas) y la del americano Pete Sampras. Pero ahora, el pulpo-en-un-garaje británico dice adiós. Y por ese motivo, hoy, el tenis me gusta un poco menos. Te echaré de menos, Tim. Gracias y buena suerte.

En primer plano, Henman junto al australiano Philippoussis


3 comentarios:

mònica dijo...

Philippoussis....MmMmMmM....

Vander dijo...

Pero si al pollo ese no le conoce ni el tato o_O'

Ah, ya, que te las quieres dar de purista y tal para hacerte el interesante siendo fan de un tenista underground... qué pájaro... xD

Motenai dijo...

Sobretodo 'underground', sí xDDDD