miércoles, 16 de julio de 2008

Rendimientos y sabotajes (que trata sobre raquetas, de forma ligera, más una reflexión añadida)

Desde hace meses, mientras juego a tenis y especialmente durante el servicio, el brazo derecho me duele. Aproximadamente 7 centímetros más abajo del codo (no es la tendinitis clásica), en el antebrazo. El otro día mientras cambiaba el grip de la raqueta descubrí que tenía alrededor de 10 gramos de plomo añadidos en el mango, seguramente para compensar los otros 10 gramos que ya en su día quité de la cabeza.

10 gramos no parecen mucho (bueno, depende de qué sean esos 10 gramos) pero al parecer sí lo suficiente como para causarme dolor; que te duela en el brazo es un problema, porque inconscientemente cambias el swing de tus golpes para evitar el dolor. Y eso, en definitiva, no es bueno. El otro día le quité el peso extra y ahora no tengo mucho control, pero parece que mi brazo aguanta. Estoy seguro que Manel me había saboteado las raquetas.

El caso es que últimamente no estoy jugando bien. Ni tan siquiera me siento cómodo en la pista y estoy perdiendo juegos con demasiada facilidad; no subo a la red con convicción, mi servicio está muy resentido y, desde que mi padre está en yendo arriba y abajo en el hospital, mi nivel está en franco declive. Qué tristeza. Hoy puedo decir que soy peor jugador que ayer y eso, para alguien que siempre mira hacia adelante, es una putada de las gordas.

Además, siempre me he considerado alguien con un gran control mental; pero ahora estoy empezando a pensar que tal vez las cosas me afecten emocionalmente.

¿Seré humano?

3 comentarios:

Anabel dijo...

Oooohhhh el pequeño armadillo con corazón....o tal vez...estás delirando? Un ataque de humildad? xD

Anónimo dijo...

Quizas es la edad, recuerda que has entrado en los treinta, yo lo noté el otro día mientras empujaba un coche estropeado en la calle.

Por cierto, como está tu padre?

Sldos. Jordi.

Fahnonimo dijo...

Eso es que no estás motivado mentalmente. Los factores externos que nos afectan emocionalmente nos afectan directamente a nuestro rencimiento fisico.

Mens sana in corpore sano.

Aunq no pienses en los problemas mientras realizas actividades no significa que tu cerebro no este dandole vueltas.