miércoles, 3 de diciembre de 2008

Homenaje a Doppler (que trata sobre efectos, aplicados y sin aplicar, de cosas que es molón saber)

Hace muchos años, cuando los simuladores de vuelo en PC estaban en boga y yo tenía un flamante 286, adquirí un juego que se llamaba F117-A Stealth en el que, como su propio nombre indica, había que controlar un maravilloso avión invisible de estas características tan particulares. Recuerdo perfectamente que en la caja negra - la del juego, no la del avión - había un extensísimo manual que aparte de enseñarte los controles del juego propiamente dichos, te explicaba el porqué de todo lo que veías en pantalla. Es decir, no se conformaba con decirte "haz esto para evitar a ese enemigo", sino que "dado que las características tuyas son estas y las del enemigo aquellas, la mejor solución es que hagas esto debido a que...". Es decir, te enseñaba cosas. Tal y como hacía el manual del primer Gran Turismo, que con sus más de 200 páginas prácticamente te enseñaba a conducir.

Una de las peculiaridades que tenía es que te mostraba como evitar radares, tanto de impulsos como Doppler. Y, dado que había dos formas distintas para hacerlo por tratarse de dos sistemas distintos, te explicaba los fundamentos de los impulsos y los del efecto Doppler. Y hoy quiero hablar brevemente de Doppler, porque es curioso su "efecto" y alguna de sus aplicaciones.

Todo el mundo conoce el efecto Doppler, aunque no lo sepa. Una ambulancia que se acerca a nosotros, un tren que llega y se va mientras va pitando, un coche de fórmula 1... Doppler vino a decir que las longitudes de onda variaban cuando el objeto que emitía un sonido (o el que lo recibía) estaba en movimiento. Es decir, que cuando una ambulancia se dirige a nosotros, la longitud de onda que emite es diferente de la que percibimos cuando está junto a nos. Resultado? El sonido és más agudo cuando está lejos, pero más grave cuando está cerca. ¿Curioso, eh?

Aunque Christian Doppler habló de la longitud de onda y lo hizo mirando a los cielos (la luz que nos llega de lejos es de tono rojáceo mientras que al ir llegando se vuelve azulada), qué gran placer sentiría hoy como científico ver que sus teorías tienen tantas aplicaciones prácticas, especialmente en la medicina. Ayer asistí a un EcoDoppler, no para mí - por supuesto - y era algo que ya estaba programado, pero imagino que si Christan levantara la cabeza y se diera cuenta del fruto de sus investigaciones 150 años después se volvería a morir del gusto.

Bravo, Doppler.

4 comentarios:

Anabel dijo...

aaaaahhhhhhhhhh :-O

Vander dijo...

ooooohhhhhhhhhh :-O

Anónimo dijo...

Cuanto sabes, lo voy a comentar por aqui entre mis colegas de SAP a ver quien de todos conoce este efecto.

Sldos. Jordi.

opiparopepino dijo...

""Resultado? El sonido és más agudo cuando está lejos, pero más grave cuando está cerca. ¿Curioso, eh?""

Eso es relativo xD. A una misma distancia de nosotros el sonido será grave o agudo dependiendo de si se está acercando o alejando de nosotros, clarom XP.

Mi padre lleva casi 30 años trabajando en el mantenimiento de la torre de control del aeropuerto y me ha contado trillones de historias sobre radares y cosas similares XD.