martes, 15 de abril de 2008

Amsterdam? (que trata sobre visitar un lugar sin visitarlo en realidad)

Es curioso esto de viajar. Mientras hacíamos los primeros 150 kilómetros desde el aeropuerto hasta la ciudad de destino, observaba a diestro y siniestro para ver si podía corroborar algunos de los más clásicos clichés que conforman los países bajos. Eso sí, a través de la profundidad que te da el conocimiento exhaustivo que se puede sonsacar mientras vas a 130 por hora en la autopista y después de 20 minutos caminando por el aeropuerto de eschipol (toma ya xD).

Esto de los clichés me recuerda a la gente que habla sobre algo como si lo conociera de toda la vida. "bueno, es que los egipcios son de esta manera, ya sabes, así y asá" - "Pero... ¿has estado en Egipto?" - "Bueno, 2 horas durante el enlace entre dos vuelos" - "Ahá" xD

Lo que sí es verdad es que muchas veces no podemos librarnos ni de las propias etiquetas que como españoles tenemos ni de las que ponemos a los demás. Hay veces que, cuando me bailo un zapateao estilo Joaquín Cortés haciendo el gilipollas pienso: "Joder, es que somos de pandereta, coño". Y es verdad, lo somos. A lo mejor no en serio, pero incluso haciendo el gilipollas somos de pandereta. A ver, todo el mundo quién más o quién menos se ha marcado unos pasos de sevillanas sin tener ni puta idea de sevillanas, o unos pases de torero que ríete tú del cordobés. ¿O no?

Pues dado que los holandeses no tienen ni toros ni a Rafael Amargo, he buscado lo que sí tienen. En ese sentido, el aeropuerto de Amsterdam - aparte de ser gigantesco - sirve para confirmar la imagen que tenemos del perfecto holandés a través de sus tiendas: hay queso, tulipanes, diamantes, una tienda con ropa del PSV Eindhoven y del Ajax y solamente faltan un par de putas en escaparates y un pavo que te quiera vender maría y viagra.

Al salir a la calle no había putas, pero había bicis a montones. Ríete tú del "bicing" barcelonés. Las bicis las deben regalar, porque no lo entiendo. Además, todos van con el mismo tipo de bici; yo esperaba ver algo más específico, coño, las mujeres con la clásica que lleva cestito y los hombres con una mountain bike. Pues no. Todos la misma y en cantidades industriales, que parece que estés viviendo la vuelta ciclista a Holanda en primera persona. Y además tienen preferencia muchas veces ante los coches.

Por supuesto, hemos comido a las 12 y media y me han venido a buscar para la cena a las 6. Que yo pensaba que me darían un cacaolat y tendría que ir a clase extraescolar de inglés, pero no, no había vuelto a los 11 años, es que son así. A las 9 ya estaba en el hotel y les ha faltado venir a arroparme y darme un beso en la frente.

De todos modos, los holandeses son majos, no se puede negar. Algo tienen que tener cuando, para no molestar, se expanden en dirección al mar. Que sus vecinos alemanes no pensaron así hace 70 años, la verdad.

Mañana me voy de Amsterdam, una vez más, sin ver Amsterdam. No llevaré tulipanes, no me habré cepillado a ninguna tía de ningún escaparate, no habré comprado diamantes, seguiré siendo del betis, no habré aprendido a ir en bici y, cuando llegue a Barcelona a las 22:15, cenaré. Pero oye, lo primero que haré al pisar suelo español será gritar un olé como una casa y marcarme ahí unos tacones, que se note que el arte lo llevo dentro.

4 comentarios:

Anabel dijo...

jajajaja!!!!el que tiene arte tiene arte...y si hay alguna copita de más...se baila hasta la muñeira!...pero a tí no te veo...en fin, buen regreso a casa!

Oye, igual allí tienen un IKEA de bicis....;-)

Anónimo dijo...

Oye Sergi, tu bailas un zapateao?, antes o despues de beber, jejejeje.

Lo de las bicis parece que lo llevan en la sangre, es un tema bonito, me lo he planteado pero cuando me pongo me da un poco de pereza.

Lo de los viajes de trabajo ya se sabe que son ida y vuelta, lo mio es peor porque yo voy solo de visita a los aeropuertos, claro, por mi trabajo, la mayor parte de veces no llego ni a salir de ellos, ahora voy a VLC y a SVQ (Sevilla) y a no ser que alguna azafata me rapte no creo que me saquen de paseo por la ciudad, pero estoy resignado.

Sldos. Jordi.

Rosa dijo...

Mmmmm... me paso lo mismo a mi en un viaje a Madrid, me quede con las ganas de verlo.

PD. Ya sabes lo que sentí

Un saludo

Beren dijo...

Mi más sentido pésame que sigas siendo del Betis, prueba con lejía a ver si se va xD