viernes, 19 de septiembre de 2008

This is not tennis (que trata sobre la semifinal de la Davis, muy brevemente)

Tiene sus riesgos, lo admito. Popularizar el tenis tiene muchas ventajas, pero también algunas desventajas. Acabo de pillar el último set de Ferrer - Roddick y me avergüenzo de que alguien extranjero, viendo el comportamiento del público de la plaza de toros (sic) en la que se jugaba el partido, pueda pensar de los españoles.

Este es el problema de traer futboleros a un deporte en el que no se puede gritar penalty ni insultar al árbitro. Como no se pueden seguir estas tradiciones tan necesarias, se sigue el protocolo de, por ejemplo, aplaudir cuando el rival falla un primer servicio o comete una doble falta.

Amigos y amigas, muy majos todos, que asistís a los partidos de la Copa Davis. Esto, el tenis, es un deporte de verdad. No se le puede exigir la clase a la gente pero, por lo menos, que la respeten. Y si es posible, métanse en esos circos también conocidos como campos de fútbol y no salgan. Jamás.

11 comentarios:

opiparopepino dijo...

Podria comentar mil razones por las cuales estoy deacuerdo con este post (y no por lo del tenis en especial, si no por la critica a la actitud del público en general), pero solo dire una cosa:

Desgraciadamente así es España =__=.

Anónimo dijo...

Creo que no es cuestion de clase si no de educación. Claro, el futbol es mas popular.

Sldos. Jordi.

Lotes de Navidad dijo...

Bueno, España está en la final. Jugará contra Argentina allá. Espero que veais la final, y luego comparamos las aficiones, si queréis.
(También me acuerdo de un Brasil-España, cuando jugaba Kuerten)

Vander dijo...

A mí el tenis no me gusta por dos razones. La primera es que me aburre la mecánica del juego en sí. Puedo ver como mucho un ser entero siempre que sea un partido importante, pero estarme 3 horas viendo un partido me afectaría demasiado.


La segunda es por el elitismo y el snobismo que rodea este deporte y que quieren separar de los que pertenecemos a esa plebe futbolera, ya que se menciona, y de a que estoy orgulloso de pertenecer.

El deporte es emoción, es competición, son lágrimas tanto de rabia como de tristeza como de alegría. El deporte es un reto, llegar al límite, dar todo lo posible de uno mismo y transmitir todo eso al público para que reviente el campo o la pista, y que sean ellos mismos los que te levanten cuando no te tienes en pié.

La gente aplaude tanto para felicitar como para animar, así como grita para lo mismo. Canta para que el deportista se sienta querido y acogido y levanta la pista para amilanar al contrario.

Si en un partido de ese tenis tan clasista no se puede hacer nada de eso, señores, jueguen al tenis a puerta cerrada y métanse dicho deporte por donde les quepa.

Motenai dijo...

No está hecha la miel... xD

Animar a tu jugador me parece bien. Aplaudir el error de un primer servicio de un rival, está mal. No es necesario que lo entiendas o que lo cumplas, insisto, pero basta con que sepas que está mal y va contra el espíritu de ese deporte.

Existen muchas razones, más allá del esnobismo (xD), por la que la gente juega al tenis o al golf. ¿Sabes que en tenis, si no has visto si la bola del contrario entraba o salía, la das por buena (muchos dan un let, eso sí...)? ¿Sabías que en el golf puedes penalizarte a tí mismo? No he visto en mi vida un defensa decirle al árbitro que se equivoca, que pite penalty que ha metido el pié y ha tocado al delantero xD Son... como te diría... mentalidades distintas para personas distintas, ni mejores ni peores. Pero distintas.

Afortunadamente, todavía hay menos gente que juega al tenis. ¡Larga vida al fútbol!

Conste que hablo del tenis porque jugar... algo he jugado. ¿Y tú al tenis?

Vander dijo...

Con tu primera frase ya refuerzas lo que decía yo del snobismo.

Y no, no he jugado al tenis más allá de cuatro raquetazos mal dados porque, repito, no me gusta. Eso sí, tú tampoco vayas de enteradillo de fútbol porque no ves fútbol.

El hecho de que no veas fútbol es una buena razón para que no vieses como Robbie Fowler, por ejemplo, intentase convencer al árbitro de que no le habían hecho penalty. Y como no pudo convencerle, falló el penalty a propósito.

O como Klose sí convence al árbitro de ésto mismo y consigue que no se haga una injusticia a su favor.

O como Di canio coge el balón con la mano en un ataque de su equipo porque el portero rival está en el suelo retorciéndose de dolor.

¿Sigo? Supongo que basta para dejar claro que caballeros hay en todos los deportes.

Que en el fútbol haya más o menos picardía es a causa de que haya, como te diría... mentalidades distintas para personas distintas, ni mejores ni peores.

De fútbol sé un rato, porque no es que haya jugado en el patio del colegio precisamente...

A mí me parece respetable que en el tenis se quiera a un público particular, lo que no me parece bien es que a causa de ello, se quiera desprestigiar al público de otros deportes, porque aquí puede haber palos para todos.

Motenai dijo...

Interesante...

Robbie Fowler, qué gran hombre. Let's google him. ¿Será el mismo Robbie Fowler que tras marcar un gol se acercó a una raya de cal tumbándose al suelo y simulando que esnifaba cocaína? ¿No es curioso que, en esa misma jugada que comentas, la pelota no acabo fuera sino que acabó en GOL porque el disparo de Fowler lo rechazó el portero y un compañero suyo la metió dentro?

Interesante también la historia de Klose... ¿Será el mismo Klose que en un partido de la Copa de la Uefa contra el Español fue expulsado por simular un penalty? Igual no estamos hablando del mismo Klose, no...

Bueno, pues hablemos de Di Canio, el último gran ejemplo de la deportividad que mencionas. ¿Será el mismo Di Canio fanático de la ideología fascista de Mussolini, personaje al que admira? ¿O es otro Di Canio el que fue sancionado por agredir a un árbitro justo tras ser expulsado?

Si esos son los tres mejores estandartes que has encontrado de la deportividad y caballerosidad en el fútbol, apaga y vámonos. No necesito saber más. Igual ayer, entre el público de la Copa Davis, estaban ellos inspirando la grada, vete tú a saber.

-------

Pero no, no dudo que caballeros los hay en todos los deportes. Igual que caballos los hay también en los montes. Pero es más fácil encontrarlos en los hipódromos, ¿verdad? Pues eso.

Vander dijo...

Si, hablamos de esos tres. Y no porque sean los estandartes como tú dices, sino porque son los que me han venido a la mente. Pero vamos, signos de deportividad puedes verlos a patadas siempre que sigas el fútbol. (Fowler falló el penaty tirándolo al tuntún, yo no he dicho que lo tirase fuera. El rechace lo metió un compañero)

Por cierto, contrarrestar que alguien sea deportivo o no con que sea fascista, no tiene mucho que ver, realmente...

Como yo no tengo tanto tiempo como tú para googlear, no voy a buscar trapos sucios de tenistas, pero con sólo leer el 20minutos, veo que a Nadal le van a sacar los calzones del orto. Palabras dichas por... UN TENISTA! ¿pero estos deportistas no eran todos paladines de la justicia y del amor?

Vaya fraude...

Hablamos de McEnroe o me vas a saltar con Cantona? xd

Y por cierto, mandar mensajitos haciendo alarde de lo que se dice en un blog, es muy triste, tío. Has perdido clase XD

Motenai dijo...

Sí, hay ovejas negras en todos los deportes. Incluso en el tenis. Y en el tenis argentino más xD

Pero no se me ocurriría citar a Del Potro - ni a McEnroe - como ejemplos, así a bote pronto, de la deportividad. Digamos que cuando pienso en ese concepto, no se me vienen a la cabeza esos dos tenistas. Igual es porque se me ocurren otros xD

Acerca de Di Canio... ¿es que no has leído la segunda parte del mensaje? xD

Y ahora un poco más de comprensión lectora, que al ser más joven deberías tener más reciente lo aprendido en el cole: la entrada habla sobre el deporte, que no sobre los deportistas, y precisamente se queja de la actitud de la gente en relación a ese deporte. Se queja. Protesta. Critica.

Es decir, no defiende el comportamiento ni los insultos, ni las agresiones verbales y físicas ni nada de eso que, por lo que pones, son la quintaesencia del fútbol, el alma de ese deporte. Uauh. Si es que yo no entiendo como no juegan con hachas a dos manos por lo menos.

Ahms, y respecto a lo de los mensajitos... me voy a callar y no te voy a responder, Mr. LHC. ¿Sabes por qué? Porque juego a tenis :-)

Vander dijo...

Me recuerdas al del anuncio del modem usb de Vodafone, al no querer que los cavernícolas futboleros se arrimen a tu tenis tan guay. xD

A ver, comprensión lectora la que tú quieras, pero el primero que ha hablado del comportamiento de los deportistas, has sido tú, diciendo que se penlizan a sí mismos y no sé qué más que han hecho que se me saltasen las lágrimas...

Me gustaría que hubieses estado en el 4-0 del Madrid al Zaragoza, cuando cayó eliminado de la copa del Rey. ESO es una afición que lleva a su equipo comerse el mundo, sabiendo que era una gesta casi imposible por el 6-1 de la ida. Me imagino ese partido sin público (o un público tenístico, que viene a ser lo mismo) y se me cae el alma a los pies.

Un deporte como tal, en el que la gente no forme parte de él, para mí no tendrá interés ninguno, y no porque sea un cabestro destrozahogares creaviudas como das a entender de los futboleros.

Motenai dijo...

Deberías haber estado este fin de semana pasado en mi club, en la pista de al lado.

Un futbolero (jugaba a tenis con una camiseta del barça xD) estaba jugando contra su mujer. Los comentarios que hacía eran de vergüenza ajena, protestando cada bola, dudando de la puntuación... Solo le faltó gritar: "Joder, María, PENALTY!!! HIJA PUTA PENALTY!!!"

Si es que hay que ser ordenado. Cada cosa en su lugar. Y se terminan los problemas.

Que siiiiiiii, que el fútbol es muy guay. Pero como es distinto del tenis, digamos que un fan del tenis pasa desapercibido en un campo de fútbol. Pero un futbolero no pasa desapercibido en una pista de tenis. El primero no molesta, eso seguro, aunque probablemente no sienta el fragor del auténtico deporte, de la lucha pura y la sangre hervir en sus venas (sic). Vale. Pero molestar, no molesta.

El segundo sí que molesta. Y punto.